Sígueme en twitter @equisway

Búscame en facebook equisway2@gmail.com

____________________________________________

Soy un hombre común y corriente. Medio joven, medio viejo (depende de si ves el vaso medio vacío o medio lleno). Felizmente casado con el amor platónico de toda la vida. Con dos hijos (que salieron buenos). En mi vida he escrito programas de computadora, he vendido vinos y camiones, he manejado bienes raíces, he tocado la batería en grupos de rock y grabado discos, he corrido carreras de 10K, y he escrito blogs. Soy un músico frustrado y un atleta en decadencia. Pero sobre todo, soy feliz.

Hace muchos años, por accidente descubrí cómo ser feliz. Solo bastó con que siguiera las señales, están por todas partes. Cuando haces cosas que te hacen feliz por suficiente tiempo, te empiezas a sentir en paz. Y cuando estás en paz, nada te puede lastimar.

Como ya dije, soy músico (aunque sea solo de pasatiempo). He tenido el privilegio de escribir y tocar música con músicos más buenos de lo que yo podría aspirar a ser. Con ellos, he aprendido y me he divertido mucho. Cuando era mucho más joven, formamos nuestra primera banda, grabamos un album y un video, anduvimos de gira en varios estados, y a nuestro último concierto juntos asistieron 4,500 personas. Luego, cada uno tuvimos que seguir nuestros caminos. Me uní a otra banda de músicos muy talentosos, que acostumbraban tocar en conciertos a beneficio de organizaciones de ayuda. En una ocasión se nos acercó una amiga, Rosa, fundadora de una organización que se dedica a salvar la vida de niños con enfermedades no terminales, llamada Adanec. Nos invitó a organizar un concierto y juntar dinero para salvar la vida de un niño que necesitaba una operación de corazón abierto, pero que sus padres no contaban con los recursos para el procedimiento. Todos estuvimos de acuerdo. Formamos una banda de 15 piezas, con secciones de cuerdas, teclados, vientos y percusiones, hasta teníamos un director musical y una coreógrafa. Tocamos un homenaje a Los Beatles por más de dos horas, y asistieron más de 2,000 personas. Con el dinero que juntamos, ayudamos a salvar la vida de ese niño, y de tres más. En una cena de agradecimiento que nos organizó Rosa, nos entregó a cada uno un sobre que contenía una carta del padre del niño, y que decía algo así:

“Yo no entiendo porque ustedes hicieron lo que hicieron. Ni siquiera sé si ustedes saben lo que hicieron, así que se los voy a explicar. Imaginen que tienen un hijo, y que éste hijo tiene una enfermedad terminal. No importa lo que hagan, su hijo se va a morir. Cuando se muera, seguirán por la vida con un cuchillo clavado en el corazón. Ahora, imaginen que tienen un hijo con una enfermedad mortal, pero no terminal, y ustedes no tienen el dinero para salvarlo. Cuando muera, seguirán por la vida con un cuchillo clavado en el corazón, y sabiendo que teniendo cura, no lo salvaron. Hoy, lo salvaron a él, y a mí también.”

En el sobre había fotos del niño, antes y después de la operación.

Después de esto, Rosa nos avisó que ya tenía la fecha separada para el próximo concierto, y todos aceptamos de inmediato. En cuatro años de conciertos, salvamos la vida de 8 niños, y ésta ha sido una de las satisfacciones más grandes de mi vida.

Algún tiempo después me separé de esa banda, y me quedé concentrado en mi familia y mi trabajo. Hace apenas algunos meses, un viejo amigo conocido de la música, Cano, contactó a miembros de viejas bandas locales y nos llamó a una reunión. Su idea era juntar a las viejas y disueltas bandas locales de nuestra época para grabar juntos un album, y usar todo el dinero de las ventas a beneficio de una organización de ayuda para adultos mayores con capacidades diferentes llamada Andares. Así que reunimos a nuestra vieja banda y volvimos al estudio. Fue un gusto y un honor tocar con mis viejos amigos, y ver cómo habían crecido musicalmente. Nos entendimos desde el principio, fue como si nunca nos hubiéramos separado. El proyecto juntó a siete viejas bandas, cada una puso 2 canciones, y el album se ha estado vendiendo bien a beneficio de Andares.

Estos dos eventos son solo un par de señales que habían sido dejadas para mí, para que entendiera que el servicio a los demás es uno de los ingredientes claves de la felicidad. Desde luego que mi familia es el centro de mi fortaleza, pero hay más señales afuera. Así es que ve, haz cosas buenas, da más de lo que recibes, imita a los que admiras, sé un ejemplo a seguir, da gracias, cambia al mundo, y sé feliz. Si no eres feliz, no podrás echarle la culpa a nadie más, es tu responsabilidad.

Si tienes interés, aquí están las ligas de nuestras canciones del último disco.

Frío – La Corte – Rock por Andares

Una Voluntad – La Corte – Rock por Andares

Esta es la canción que Simple Juju compuso para este proyecto y para Andares

Andares – Simple Juju – Rock por Andares

Si quieres ayudar a Adanec o a Andares, visita sus sitios web, o avísame para que encontremos junto la forma de que lo hagas, son causas muy bonitas. Mándame un email a equisway@yahoo.com . Avísame si quieres comprar el disco de Rock por Andares, recuerda que todo el dinero va a la bonita causa de Andares. Si no quieres o no puedes contribuir a Adanec o a Andares, no importa. Pero contribuye. Busca otra organización que represente una causa que te interese, y ayuda. Contribuir con dinero es la forma más fácil, pero la más baja, siempre pueden usar más tu participación personal, da tu tiempo y tu esfuerzo. Pero haz algo. Lo que para tí es un pequeño detalle, puede cambiar la vida de alguien menos afortunado. ¿Ya contribuyes? Compártenos a quién, promueve tu causa.

¿Tienes una historia inspiradora? Compártela con todos. A todos nos urge un poco de inspiración. ¿Eres músico o artista? Compártenos tu trabajo, danos un link para poder admirar tus creaciones.

Gracias, y Paz.

____________________________________________

Sígueme en twitter @equisway

Búscame en facebook equisway2@gmail.com

Anuncios