Primero ten paz tú mismo, para que puedas dar paz a los demás.