Archivos para la categoría: Varios


Guardar coraje, rencor y dolor solo hace que te duela la cabeza, los músculos y la quijada de tanto apretarla. Perdonar te regresa la risa, y todas las cosas que hacen que tu vida sea más ligera.

Anuncios

image

El aprendizaje no se da por casualidad, debe ser buscado con ardor del corazón y atendido con disciplina.

felicidad IMG_1676

La felicidad no está en las cosas, está en tí. No la búsques, despiértala.

ordinary acts family.gi.top

Los pequeños y ordinarios actos de bondad que haces en tu casa y tu familia son más nutritivos para el alma de lo que su sencillez los hace parecer.

amos winter champion-for-the-disabled

Da click aquí para ver el TED Talk del Mes – Amos Winter

¡Motivante!

Amos Winter es un profesor asistente del departamento de Ingenieraía de MIT (Massachuset’s Institute of echnology). Es el Director del Laboratorio de Investigación e Ingeniería Global (GEAR), que se enfoca en la teoría del diseño mecánico debe casarse con el diseño real centrado en el usuario para crear soluciones tecnológicas sencillas y elegantes para que sirvan en lugares en los que hay muchas restricciones de recursos.

En resumen, Amos trabaja en hacer productos sencillos y baratos para ayudar a personas de escasos recursos en países pobres. Nada malo para un Ingeniero super inteligente de un país de primer mundo.

El video solo está disponible en inglés, y con subtítulos en inglés. Espero que lo puedas disfrutar, porque vale la pena.

Da click aquí para ir al sitio web de Amos Winter

¿Qué te pareció?

20120721-073143.jpg

No dejes que te arrastren a la discusión de si el vaso está medio lleno o medio vacío porque nunca vas a ganar. Mejor, encárgate de llenar el vaso, una y otra vez, para que siempre haya suficiente para todos de beber. Fin de la discusión.

De vacaciones con mi familia, en uno de esos sitios turísticos llenos de gente de todas nacionalidades, vi un joven con una camiseta que decía “La vida es un trabajo de tiempo completo”. Siendo yo coleccionista de frases cortas y pegajosas me dio risa y me la aprendí de inmediato. Me dio risa porque el muchacho que la vestía tenía la apariencia de que para él, vivir era un trabajo que le ocupaba todo su tiempo y no parecía que trabajara en nada más.  Y me la aprendí, porque si bien es cierto que la vida no es un trabajo de tiempo completo, aprender a vivir bien sí lo es, y hay a quienes les toma toda una vida.

Como dice Mel Gibson en la película Corazón Valiente: “… todos morimos, pero no todos aprendemos a vivir.” Unos pasan toda la vida buscando su propósito, otros la pasan evitando encontrar su propósito. Pero todos quieren encontrar la felicidad, y solo unos pocos la encuentran, porque la mayoría la busca en donde no está.

¿Para ti qué significa vivir bien? Éstas son algunas cosas que yo he ido aprendiendo con los años:

  1. La felicidad no está en las cosas materiales. A veces pareciera que ahí esta, pero no es cierto. Si así fuera, la gente más rica sería más feliz, y la felicidad se podría comprar con dinero. Hay gente extremadamente rica que no es feliz, y hay gente pobre que sí es feliz. Esto no quiere decir que no puedas tener ambiciones, y que debas abandonarte en la austeridad completa, solo y simplemente quiere decir que ahí no está la felicidad, así que no bases tu búsqueda en eso, o estarás perdiendo tu tiempo y te encontrarás avanzado en años igual de vacío.
  2. Viaja ligero de equipaje. Cada quién tiene una idea o una creencia de qué sigue después de esta vida. Independientemente de cuál sea la tuya, lo único cierto es que esta vida no es nuestro destino final, es solo una parte de un viaje. Así que viaja ligero. No lleves cosas de más, porque tendrás que irlas cargando y harán más tedioso y lento tu camino. No acumules cosas que no necesites. Perdona y olvida. Busca llevar solo buenos recuerdos y buenos aprendizajes. Colecciona solo cosas que no tengan precio. Carga con todos tus amigos, contigo mismo y deja lo demás, que a donde quiera que vayas después, nada te puedes llevar.
  3. Lo más importante es la familia. Al mundo llegaste solo, y solo te vas a ir. Esta vida se trata de tí, y de nadie más. Nadie puede sentir lo que tú sientes. Nadie puede herirte sin tu permiso, ni nadie puede hacerte feliz si no se lo permites. Pero nadie se salva solo. Todos necesitamos a los demás para ayudarnos a cumplir nuestra misión. Cuando naciste se te dio una familia, que bien o mal te ha ayudado durante tus primeros años. Con el tiempo, tu has ido encontrando a otras personas que has ido agregando a tu familia, porque tus amigos son los hermanos, padres e hijos que tu escoges.
  4. Cuida tu cuerpo. Tu cuerpo es tu vehículo durante tu vida. Cuando se acaba el cuerpo se acaba la vida. Aliméntate bien. Haz ejercicio. Descansa. Deja todos los vicios que lo envenenan. Mente sana en cuerpo sano.
  5. Busca hacer lo que te apasiona, o apasiónate de lo que haces. La vida es demasiado corta como para no hacer lo que te apasiona. Busca qué es, y busca el tiempo para hacerlo. Si puedes hacerlo todo el tiempo y aún tener comida en tu mesa, felicidades. Si tu pasión no te da de comer, entonces ponte a trabajar y busca tener tiempo suficiente para tu pasión. Y trata de apasionarte de lo que haces. Si no te gusta lo que haces, pregúntate pórque. Hay belleza en todo, y si no la ves, búscala en donde mismo pero desde otro ángulo. Si de plano no le encuentras nada bueno a lo que haces, será mejor que lo dejes y busques otra cosa que hacer.
  6. Da gracias de lo que tienes y de lo que no tienes. Nada mejor para ser feliz en el instante que darte cuenta que ya tienes todo lo que necesitas para ser feliz, solo te falta serlo. Así de fácil. Da gracias a la vida por las bendiciones que has recibido, y agradece aún más lo que no tienes. Y a los demás, dales las gracias por lo que han hecho por ti, bueno o malo, porque te han hecho ser la persona que eres hoy, listo para ser feliz cuando lo decidas. Y cuando digo da las gracias, me refiero a darlas en verdad, verbalmente o por escrito, porque a nadie le sirve la gratitud en silencio. La gratitud es un ejercicio, no es un sentimiento, ni un estado emocional. Si no tomas acción no es gratitud. Y la gratitud es un ingrediente clave para la felicidad.
  7. La mitad de las cosas que te preocupan nunca pasan. La mayoría de las cosas que te preocupan no valen la pena, no son de vida o muerte. ¿Quieres vivir bien sin preocupaciones? Relájate y deja de preocuparte.
  8. ¿Has visto la película El regalo (The Gift)? Ni la veas. El autor argumenta que para obtener algo solo basta desearlo con todas tus fuerzas, y así por así, tarde o temprano lo tendrás. Nada más falso. Para lograr algo, hay que trabajarlo. Entre más trabajo y preparación, más probabilidades de lograrlo. Sin trabajo, te atienes solo a tu suerte, y tu suerte no la controlas tú, tu trabajo sí. Si quieres soñar, vete a dormir. Si quieres lograr tus sueños, mantente despierto y ponte a trabajar.
  9. Karma. Yo creo ciegamente en que todo lo que eres o das se te regresa. Creo que si eres bueno, a largo plazo te va bien, y si eres malo a largo plazo te va mal. Pero el karma en el que yo creo es muy diferente al concepto que tienen muchos. Hay quienes quisieran controlar al karma y le exigen cuándo y cómo quieren que se les regrese lo que dan. Hacen favores solo pensando en el retorno que quieren recibir, y cuando no lo reciben se frustran, se molestan y se envenenan. Ven al karma como moneda de cambio, y quieren que el karma les adivine el pensamiento: “Yo voy a hacer esto para que después tú me lo agradezcas de esta forma”, o “voy a hacerte este favor, pero me debes uno, lo que yo te pida y cuando yo quiera.” Lástima, las cosas no funcionan así. Cuando haces un favor, la vida te paga dos veces de diferentes formas: el primer pago es ahí mismo, de inmediato, con la satisfacción de haber hecho el bien, sin importar a quién. Si tu intención era recibir algo más a cambio, y no hacer el bien por el simple hecho de hacerlo, pues con razón no recibiste tu premio. Tú no controlas lo que recibes, solo controlas lo que das. La segunda forma de pago viene a largo plazo, porque tu vas sembrando una semilla en cada uno de los que ayudas, y eso no se olvida. Además, vas formando un hábito de dar sin esperar recibir, lo que te llena de satisfacciones inmediatas que te abren la puerta para ser feliz.
  10. Tu puedes ser feliz cada vez que tú quieras. Es una cuestión de actitud.

En fin, fuera de risas, vivir no es un trabajo de tiempo completo. El verdadero trabajo de tiempo completo debería ser enseñar a vivir. Si tu ya sabes cómo vivir, si ya viste las señales que hay en todas partes y que pocos ven, si ya eres feliz o en eso andas, contágialo, desparrámalo, desbórdalo, compártelo, enséñalo. Este sí es un trabajo de tiempo completo, y el único que vale la pena.

Hoy cumplo 20 años de matrimonio. No es cosa menor. Aguantar tantos años a una persona, no es cosa fácil (lo digo por ella, a mí me a resultado un poco más fácil).

El matrimonio es una experiencia educativa, y durante estos años he aprendido muchas cosas, tanto cosas buenas que hay que replicar como cosas malas que hay que evitar. Cada año he aprendido algo, éstas son las

20 cosas que he aprendido en 20 años de matrimonio

  1. El amor no es el que siento, es el que doy. El que siento, a veces lo siento, a veces no. El que doy, lo doy porque lo quiero dar.
  2. El perdón es la mejor medicina del alma.
  3. Hay peleas que ganando, pierdo. En pareja, la flexibilidad es tan importante como la fortaleza.
  4. La ropa sucia se lava en casa, y nuestros problemas son nuestros, de nadie más.
  5. La luna de miel se acaba cuando nosotros queramos que se acabe, no antes.
  6. Hay que dejarnos ser.
  7. No todo será siempre miel sobre hojuelas, pero no hay mal (ni enojo) que dure 100 años.
  8. No puedo esperar que ella me haga feliz. Solo dando lo mejor de mí puedo ayudarla a ser feliz, y solo enonces seré yo feliz. Y tengo que darle la oportunidad de que ella haga lo mismo.
  9. Aunque a veces no lo veamos, tenemos más cosas en común que diferencias. Debemos construir nuestra relación cimentada en nuestras concordancias y subsidiando nuestras diferencias.
  10. No hay energía más grande que cuando coincidimos en un chiste y reímos juntos a carcajadas.
  11. Si doy más de lo que recibo (y ella también) habrá suficiente para todos, y de sobra.
  12. Las cosas no tienen que ser perfectas para ser perfectas.
  13. En mi lista de prioridades, la familia siempre es lo más importante.
  14. Si hablo cuando estoy enojado será el mejor discurso del que siempre me arrepentiré.
  15. El que pida perdón primero gana, tenga la razón o no.
  16. Somos un paquete de virtudes y defectos. No se pueden separar.
  17. Todo cambia, es la ley de la vida. Pero podemos cambiar juntos y en la misma dirección.
  18. El matrimonio es una escuela. Si no has aprendido nada de tu pareja, has estado perdiendo tu tiempo.
  19. El matrimonio es fácil, solo hay que echarle ganas.
  20. Me encanta mi matrimonio.

La relación que tengo con mi país se parece mucho a la que tengo con mi mujer. Me explico.

Ayer, en México tuvimos elecciones para cargos públicos, entre ellos, el que se considera más importante, el de Presidente de la República. He de confesar que ninguno de los candidatos me convencía como una opción que asegurara la estabilidad, el crecimiento, y en general el beneficio para mi país y para mi familia. La caballada estaba realmente flaca, y me dispuse por votar por el que me parecía menos malo. El sistema de partidos Mexicano no pudo ofrecernos mejores opciones, y ya solo por esto merece ser revisado.

Del pobre cuarteto de candidatos, México eligió a uno. Uno que se rumora que tiene hijos fuera del matrimonio. Uno que se quedó viudo y en entrevista televisiva nacional no supo decir el nombre de la enfermedad de la que murió su esposa. Uno que asistió a la Feria Internacional del Libro y no supo decir el nombre de tres libros que haya leído. Uno que fue Gobernador del Estado más grande de México, y que tiene los más altos índices de corrupción, criminalidad y pobreza del país, y que fue así precisamente como él lo dejó. Uno que lleva 6 años en campaña política.

El candidato que eligió México es militante de un partido político que tiene fama de corrupto. Uno que gobernó a México por más de 70 años, y en este tiempo dejó muchos pobres. Descuidó las instituciones de seguridad y el sistema educativo. El partido del nuevo Presidente causó la quiebra del país cada seis años, cuatro veces consecutivas, y devaluó la moneda, al menos en mis años de vida, de $12.50 a $7,000 pesos por dolar. El penúltimo Presidente del PRI dejó al país sin reservas internacionales y una deuda impagable, y el que lo sucedió quebró al país por última vez.

Pero bueno. México castigó al partido en el poder, porque tal vez está igual. Y los otros que no ganaron están peor. Estamos obligados a castigar al malo, pero al hecerlo nos quedamos con opciones que son iguales de malas.

Hoy no me queda más que declararme un optimista vigilante y activo, y claramente de la oposición, y ponerme a trabajar en cuidarlos para que ahora sí hagan las cosas bien. Señor virtual Presidente Electo, tiene usted una oportunidad histórica. Todos estamos con usted, y lo apoyaremos, pero haga las cosas bien, no abuse y no nos defraude. Limpie la imagen que tenemos de su partido y la que tienen en el mundo de nosotros. Sea usted nuestro nuevo motivo de orgullo.

Ah, pero me desvié. Lo que quería decir es que la relación que tengo con mi país se parece mucho a la que tengo con mi mujer: México, hay veces que no te entiendo, pero cómo te quiero.

Image

En los últimos 6 años he leído más libros que en mis anteriores 40. Hago ejercicio todos los días. No me sobra tiempo, pero básicamente hago lo que quiero, y tampoco me falta tiempo. Ah, y sí trabajo, horario normal. ¿Cómo le hago?

Soy igual que los demás. Tengo las mismas 24 horas que los demás. Pero no tenía control sobre ellas. Sentía la necesidad de saber todo, de estar enterado, de aprender. Me dió una “sobrecarga de información”.

Decidí simplificar mi vida, y sobre todo mi mente. Decidí llenar mi mente con las cosas que eran buenas para mí. Decidí hacer lo que yo quería. Desde hace 10 años no veo tele, no leo periódicos, no oigo noticias. Al principio me dio miedo no estar enterado. Pero fue asombroso, solo con eso liberé 20 horas a la semana. Son casi 3 diarias. 3 horas diarias de puro ruido, de ver y escuchar lo que otros quieren que yo vea y escuche, no lo que yo quiero ver y escuchar. Yo quiero ver y escuchar cosas que me sirvan para mejorar, que alimenten mi ánimo y mi espíritu, que me hagan crecer, no necesito escuchar acerca de asesinatos, robos, accidentes, y mucho menos de publicidad de productos que no quiero pero que según ellos “necesito”. Además descubrí lo sorprendente que resulta para otros que yo no sepa de los eventos del día, y el gusto que tienen de contármelo como si ellos hubieran descubierto la noticia. Fomenta la conversación. Lo que aprendí es que de todas formas, aunque yo no quiera, voy a terminar enterándome de los eventos importantes, porque todos los van a contar, pero los eventos menores nadie los contará por falta de tiempo, y esos ni los quería saber.

Dejé de jugar golf, que me ocupaba 5 horas a la semana, y lo cambié por 1 hora de ejercicio 5 veces a la semana. Estoy en mejor condición física que hace 10 años, duermo mejor, como mejor, y he podido mantener mi peso ideal.

La tecnología también puede ayudar. Ahora hay empresas que leen libros y te presentan un resumen, si te gusta lo compras, si no, no. Así te aseguras que no perderás tiempo empezando libros que no terminarás. Ya no es necesario comprar revistas, todas está de forma gratuita por internet. Puedes seleccionar solo los artículos que te interesan en imprimirlos. Es más, hay un sitio que puede reunirte los artículos más leídos de todas las revistas y periódicos del mundo, tú lees solo los encabezados en un vistazo, y vas solo al que te guste. Prácticamente puedes leer los encabezados de todos los periódicos y revistas en 10 minutos.

También compro audiolibros. Los oigo cuando voy en el carro, y cuando tengo que comer solo. Este año he “oído” dos libros completos, y unos 10 resúmenes de libros. Es mucho mejor que oír noticias. El año pasado aprendí a hablar Francés, en mi carro.

Un compañero de mi trabajo siempre me decía “no alcanzan las horas”. Hace años yo estaba de acuerdo. Hoy me pregunto “¿No alcanzan para qué? ¿Para perder tiempo con la tele, el radio, el periódico, y aparte hacer todo lo que te gustaría?”. Pues obviamente para todo eso no alcanza.

Simplifica tu vida. No llenes tu mente de ruido. No desperdicies tu tiempo. Empieza a hacer lo que realmente quieres. Sigue estos pasos:

  1. Decídete. No te engañes, éste es el paso más difícil. Puede sonarte como una buena idea, pero si no te decides y te comprometes nunca lo lograrás.
  2. Haz una estimación de cuánto tiempo pierdes viendo la tele, oyendo el radio, leyendo periódicos, leyendo revistas. Piensa cuánto tiempo podrás liberar.
  3. Sabiendo lo anterior, ponte una meta agresiva pero realista. Puedes decidir leer tres libros en el año, o correr 300 kilómetros, o hacer 150 horas de ejercicio, o aprender otro idioma, o estudiar un diplomado, o aprender algún deporte, o pasatiempo, o cualquier otra cosa que siempre hayas querido.
  4. Mantente firme, no regreses a tus hábitos. Ten paciencia y te sentirás realiizado cuando logres la primera meta.
  5. No te sientas mal si no cumples todas tus metas en el tiempo que habías pensado. Piensa que aunque hayas llegado solo a la mitad, lograste mucho más que cuando no lo hacías.

Comparte tus metas y tus logros. Inspira a otros. Inspíranos a todos.

Toam una…

¿Se puede?

¿Se puede decretar un buen día?

¿Se puede decidir ser feliz?

¡CLARO!

Si no has tenido un buen día, o si no eres feliz, es porque estás distraído. Empezando por la más básico: Estás Vivo. Ya con esto es un buen día. ¿Dije bueno? Quise decir EXCELENTE. Hoy, muchas personas no van a poder decir lo mismo. Con eso debería de bastarnos. Tienes 24 horas para disfrutar, aprender, descubir, compartir, dar y servir.

Tú decides que tipo de día será hoy.

Los débiles no pueden perdonar. El perdón es la cualidad de los fuertes.

Guardar resentimiento y tener sed de vengnaza es como tomar veneno y esperar a que la otra persona se muera. El que no perdona trae la amargura adentro, y tal vez la otra persona hasta feliz es. Por eso para vivir en paz, no hay como perdonar.

Pero, ¿deberás olvidar?

Depende.

Si la falta es menor, si te la hizo alguien a quien quieres, si no volverá a suceder, de una vez olvídalo. Si se puede, en serio, es tu decisión.

Si la falta es grave y no quieres volver a sufrirla, es mejor hacerle  como decía mi abuelita: “Si cada vez que voy por la tuna me espino la mano, pos no voy por la tuna. Aunque tenga ganas”. Perdona, aléjate, dale la vuelta a la página y sé feliz.

Ayer fue un día como cualquier otro. Para empezar, iba tarde a mi oficina. Afortunadamente no tenía citas ni compromisos temprano, pero iba ocupado ordenando en la mente mis pendientes y mis preocupaciones. Tenía tanto qué hacer que ni prendí el radio para poder concentrarme. Casi nunca recorro esa ruta tan tarde. Parecía que los que saben manejar ya habían pasado, y que solo quedaban los que están aprendiendo a manejar, y ninguno traía prisa. Llegué a un crucero con una avenida muy transitada, y justo al acercarme a la esquina me tocó la luz verde del semáforo. Estaba a punto de acelerar cuando vi a una mujer de edad avanzada tratando de cruzar la calle por la que yo iba. Estuvo rarísimo, porque juro que me vio a los ojos, y no sé porqué pero me detuve para dejarla cruzar, a pesar de ser una calle transitada y sabiendo que me podían chocar por atrás. Caminó más lento de lo normal y me desesperé. Me  dije a mi mismo  “más lento si gusta señora”, con cara de exasperación, y justo cuando iba a la mitad de la calle pasó un camión urbano volado frente a mí, cargado de gente, volándose por completo su semáforo en rojo. Muchos pudieron haber muerto ayer, porque el camión iba repleto. De lo que sí estoy seguro es que al menos uno no la libraba. Yo. Si no me he parado para que la señora cruzara la calle, no estaría escribiendo esto.

Cuando pasas por una situación estresante, tu cuerpo suelta un disparo de adrenalina, que te acelera el corazón, alerta tu mente y te da una fuerza insospechable. Esta vez ni siquiera me pasó eso, porque no estuve involucrado en un choque, ni vi uno, ni pasó nada. Todo fue tan rápido y yo venía distraído, que hasta pude no haberme dado cuenta de lo cerca que estuve. No es la primera vez que me pasa, cuando era jóven casi me arrolla un tren, pero gracias al tarado (así parecía entonces) del carro de enfrente que me estorbaba, me salvé por centímetros.

Y me pregunto, cuántas veces nos pasamos la vida diciendo que no tenemos suerte. Por ejemplo, yo nunca gano ninguna rifa, nada se me ha dado regalado, no soy el mejor en nada. La gente siempre se queja porque no se le ha dado lo que quiere, pero nunca agradece que no se le dé lo que no quiere. Después de mi pequeño y rápido episodio, mis problemas del día se volvieron literlamnete pequeños. Ya no importaba si los resolvía ayer mismo o no. Me imagino que una cosa tan pequeña como un accidente que ni siquiera sucedió, puede cambiar la perspectiva de la vida. Ahora me quedo pensnado si la mujer realmente me vio a los ojos o si fue mi imaginación. No cabe duda que las decisiones de Dios son misteriosas, pero siempre a nuestro favor.

Casi todos los días me levnato dando gracias de lo que se me ha dado. Hoy cambié, y empecé por agradecer las cosas que nunca se me dieron.

Este año que termina he visto cerca de 50 amaneceres, y cada uno es mejor que el anterior!

¿Hace cuánto que no ves uno? Y más aún, ¿hace cuánto que no disfrutas uno?

Mi propósito para el próximo año es ver al menos 100.

Mi excusa es el ejercicio. Me despierto temprano, me visto apropiadamente, y salgo a correr, me guste o no. Y cada día, ahí está, un nuevo nacimiento, solo para mi. Algunos son sencillos, otros espectaculares. La verdad es que todos son iguales, pero depende de mí.

Trátalo, es energizante. Despiértate temprano, convive con la naturaleza. Si le pones atención, cada vez que ves un amanecer es como ver un nacimiento, puede ser el de un nuevo día, puede ser también el tuyo, porque si te pones a pensar, cada día es como una vida, una nueva oportunidad de volverlo a intentar. Cambia tus rutinas, una por una y poco a poco, duerme temprano y duerme bien, aliméntate bien, haz ejercicio. Sal a ver el nacimiento solo o con alguien que también lo disfrute. Elige tú.

No te arrepentirás.

Mi KWM

Nos mueve mantenerte en movimiento

Clubs de Lectura

Los Líderes nacen, y se hacen.

Storyshucker

A blog full of humorous and poignant observations.

ideas.ted.com

Explore ideas worth spreading

GrongarBlog

Today's the day! The sun is shining, the tank is clean, and we're getting out of...

Karen Gadient

Paint Slinger in Inner Space

Club de lectura

Biblioteca de Sant Quirze del Vallès

HarsH ReaLiTy

A Good Blog is Hard to Find

Maxada Mandala

poetry between the lines...

bexy695's Blog

The photography loving, piano playing 12 year old girl

terry73's Blog

A fine WordPress.com site

Fit Body Freaks

All Things Health and Fitness

Marissa Riback's Blog

inspiration, motivation, empowering

annalinnehan.com/

Live Life By Your Own Design...

workwithtanner.com/

Work Less. Live More

Elk Valley Guitar Lessons

Elk Valley Guitar Lessons in Sparwood, Fernie, Elkford

ultimatemindsettoday

A great WordPress.com site

Mundo libre

La poesía es la casa del ser.

Anna

y los pequeños detalles que hacen mi vida tan bella

Equisway PE

Aprendamos juntos

El Zen de la Salud

¿Cuánto pagarías por conservar tu salud? Ves, ya lo tienes todo!

equisway

Dicen que toda tu vida pasa frente a tus ojos antes de morir. Haz que valga la pena la función!

Equisway PI

Let's learn together

TED Blog

The TED Blog shares interesting news about TED, TED Talks video, the TED Prize and more.

Camiones y Tractocamiones Seminuevos

Camiones y Tractocamiones de todas las marcas

Wu Wei

A clean, minimalist, grid-based theme

SpaPhoto

Thinking aloud

NOTINETT MERCOSUR

Periodismo de Investigación

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

Flying'sCool!

Experience the Adventure

Julio Cesar Gastélum Hernandez

Transportes Refrigerados TRG

Under The Blue Door

Seek the truth and open your heart. It will set you free.

AventArte

Un lugar de cuentos, imágenes y sentimientos.