El “cómo sí” es más difícil que el “cómo no”, pero vale la pena.

Anuncios