Si alguien te ofrece un regalo y decides no aceptarlo, el regalo sigue siendo de la otra persona. Bueno, lo mismo aplica para insultos y ataques verbales.

Anuncios