Guardar coraje, rencor y dolor solo hace que te duela la cabeza, los músculos y la quijada de tanto apretarla. Perdonar te regresa la risa, y todas las cosas que hacen que tu vida sea más ligera.

Anuncios