image

Cuando alguien te agreda, te insulte o te irrite, no pierdas la camla. Respira profundo, y en silencio dale las gracias por prestarse a ser tu prueba de hoy. De seguro tenías algo que aprender, tal vez paciencia, tolerancia, empatía, compasión. Da gracias de no estar en su lugar, deséale el bien y sigue adelante.