plan a plan b

Vas a fracasar. En la consecución de tus metas, de tus sueños, de tus proyectos, tarde o temprano vas a fracasar. No siempre, claro, pero a veces. Todos fracasamos. Es inevitable. Pensar lo contrario sería inocente. Nadie puede tener una cadena interminable de éxitos consecutivos.

Lo bueno es que, si tienes las agallas de enfrentar tu miedo al fracaso y lo intentas, las probabilidades de fracaso se reducen. Con cada intento se reducen más porque vas ganando experiencia, y al menos aprendes qué es lo que no funciona.

Con un poco de visión, de planeación y de preparación, puedes lograrlo. Claro, siempre y cuando te atrevas a intentarlo. Si no lo intentas, si te vence el miedo, ya fracasaste. Es un duelo entre tu miedo y tú, solo uno puede ganar.

Ultimadamente todos vamos a fracasar, la pregunta es cómo. Por mi parte, yo prefiero que sea en el intento.

¿Tú, cómo prefieres fracasar?