vince-lombardi

No aprendas a rendirte porque se te puede convertir en un hábito.