moulin-rouge

Esta canción la oí por primera vez en la película Moulin Rouge, estelarizada por Ewan McGregor y Nicole Kidman. Hasta donde sé, la película no tuvo mucho éxtio taquillero, pero a mi me gusta (principalmente porque sale Nicole Kidman!). Esta canción es una de mis favoritas del Soundtrack, y es realmente cantada por Ewan y Nicole. Espero que la disfrutes.

Para oír Come What May haz click aquí.

https://equisway.files.wordpress.com/2013/06/11-come-what-may.m4a

Aquí está la letra de Come What May

Never knew I could feel like this
Like I’ve never seen the sky before
Want to vanish inside your kiss
Everyday I love you more and more
Listen to my heart can you hear it sings
Telling me to give you everything
Seasons may change winter to spring
But I love you until the end of time
Come what may Come what may
I will love you until my dying day
Suddenly the world seems such a perfect place
Suddenly it moves with such a perfect grace
Suddenly my life doesn’t seem such a waste
It all revolves around you
And there’s no mountain too high no river too wide
Sing out this song and I’ll be there by your side
Storm clouds may gather and stars may collide
But I love you I love you until the end of time
Come what may come what may
I will love you until my dying day
Oh come what may come what may
I will love you oh i will love you
Suddenly the world seems such a perfect place
Come what may come what may
I will love you until my dying day

Aquí tienes un poco de historia acerca de la película, cortesía de Wikipedia

Moulin Rouge! (Moulin Rouge en España y Moulin Rouge: Amor en Rojo en México) es una película musical de 2001, dirigida por el australiano Baz Luhrmann, interpretada por Nicole Kidman y Ewan McGregor y considerada uno de los mejores musicales de la historia del cine; un clásico contemporáneo. Está basada en gran parte en la ópera de Giuseppe Verdi La Traviata, así como en la novela La dama de las camelias del escritor francés Alejandro Dumas (hijo). La cinta participó en la selección oficial del Festival de Cannes de 2001.

Año 1900, París. El bohemio Christian (Ewan McGregor) se enamora de la estrella del Moulin Rouge Satine (Nicole Kidman) y una noche, tras un malentendido, sus caminos terminan por cruzarse. Él la enamora con su poesía y ella lo hechiza con la luz que irradian sus ojos, pero todo cambiará cuando ella descubra que Christian no es el millonario duque al que está dispuesta a convencer para financiar una obra teatral. Entonces se debatirá entre el amor que siente hacia el bohemio o el interés hacia el duque (Richard Roxburgh) y poder convertirse en una gran actriz.

La película está ambientada a principios del siglo pasado, en la capital francesa que buscaba derribar las normas convencionales en todas las áreas posibles. El film, además, tiene como tema principal el amor y se desarrolla en un entorno que mezcla el lujo y la bohemia a modo del arte de Toulouse-Lautrec, que aparece como uno de los amigos del protagonista.

El filme suscitó reacciones encontradas. Como en el caso del peplum Gladiator de Ridley Scott, se afirmó que Moulin Rouge! recuperaba un género cinematográfico pasado de moda (en este caso, el cine musical) ofreciendo una visión atípica, visualmente apabullante y de éxito comercial.

Sin embargo, hay que matizar que el filme no ofrecía apenas música original, sino que se servía de éxitos de la música pop, encajándolos de manera más o menos justificada en el argumento. Entre dichas canciones, figuran “Your Song” de Elton John, “The Show Must Go On” de Queen, “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana, “Like a Virgin” de Madonna y “Roxanne” del grupo Police, en formato de tango ideado por Mariano Mores.1 En la banda sonora intervenían astros de la música como David Bowie y el incipiente Rufus Wainwright, quien luego también aportaría una canción para Brokeback Mountain.

Las críticas más duras se centraban en los deliberados anacronismos, que alteraron el contexto histórico (finales del siglo XIX) para ofrecer una mezcla de estética pompier, casi kitsch, con una rebeldía actual. También se criticó el protagonismo excesivo de lo visual sobre lo argumental y musical: movimientos vertiginosos de cámara, abuso de colores cálidos y un montaje agresivo que pretendían apabullar más que sugerir. El argumento se tachó de simplista y realmente nada arriesgado: una historia convencional de Romeo y Julieta, de un romance dificultado por causas externas y que concluye fatalmente.

Los elogios, por el contrario, se centraron en subrayar el riesgo de recuperar el género musical con un gran presupuesto, otorgando los papeles protagonistas a actores que si bien tenían un caché elevado, no eran cantantes profesionales y usaban su voz real.

¿Tienes alguna sugerencia para la Canción de la Semana? Escríbeme.

¡Feliz Domingo!