dreams0

Otro año está apunto de terminar, y ya estamos emocionados porque llegue el nuevo. Nuevos comienzos, nuevas metas, nuevas oportunidades. Probablemente ya te imaginaste más saludable,  perdiendo peso, corriendo carreras, haciendo nuevos negocios, ganando más dinero, disfrutando más la vida. Perfecto, si haz de lograr algo tienes que empezar imaginándotelo.
Sin embargo, recuerda que todos somos buenos para empezar nuevos proyectos, pero pocos son buenos para terminarlos. Ten cuidado de que tus nuevas metas no sean los mismos refritos del año pasado, incluso de todos tus años pasados. Si así es, tendrás pocas probabilidades de éxito.
Antes de empezar a planear tu año nuevo, haz un recuento del que está por terminar. Toma papel y lápiz:
  • Divide una hoja por la mitad haciendo dos columnas verticales. En la izquierda anota todos tus logros, hasta los más pequeños. Pueden ser cosas de las que estés orgulloso, o cosas que no sean motivo de orgullo pero que te han llevado hasta donde estás. En la columna de la derecha anota todo lo que debiste haber logrado pero que quedó inconcluso. ¿Cuál lista es más grande?
  • Toma otra hoja y también divídela por la mitad. En la columna izquierda anota tus 10 fortalezas más importantes, las que puedes usar para lograr tus metas. En la derecha anota tus 5 debilidades más importantes, las que te pueden ser una amenaza para tu éxito del futuro. Ahora, en la parte de atrás anota los pasos que debes tomar para minimizar tus debilidades.
  • Toma una hoja más, divídela en  6 partes, y a cada una pon los siguientes títulos:
  1. Salud,
  2. Trabajo,
  3. Finanzas,
  4. Familia/Amistades,
  5. Superación Personal/Aprendizaje/Estudios,
  6. Vida.
  • Anota una o dos cosas que te gustaría lograr en cada área, aunque no fuera necesariamente en el 2013. Si no tienes metas para alguna categoría no importa, y si quieres cambiar las categorías, adelante, es tu vida. Ahora, piénsalo un rato, y escoge solo dos, máximo tres.
  • Revisa tu hoja de tus logros, la de tus fortalezas y la de tus metas. Estúdiales con detenimiento, haz referencias cruzadas, empata tus logros con tus fortalezas y tus fracasos con tus debilidades, y luego proyecta los que aprendas hacia tus nuevas metas.
  • Ahora sí, toma una nueva hoja, y empieza tu vida en blanco. Ya estás listo para empezar tu nueva vida. No quieras abarcar mucho, es mejor lograr algo hasta el final que muchas cosas a la mitad. Plantéate metas realistas aunque sean pequeñas, el entusiasmo que provoca lograr algo te dará la motivación que necesitas para seguir teniendo éxito.

“Cuando tengas un sueño, sujétalo bien y nunca lo dejes ir.”  – Carol Burnett

Te deseo un feliz y exitoso 2013.

 

Cuando tengas un sueño, sujétalo bien, y nunca lo dejes ir.