calendario maya

Los Mayas hicieron hace cientos de años un calendario que termina el 21 de Diciembre del 2012. Por años nos hemos dedicado a especular qué quisieron decir los Mayas con esto. Unos dicen que predijeron que el mundo se acabaría hoy, y hasta han inventado historias de trágicas catástrofes naturales e invasiones extraterrestres. Otros dicen que no predijeron el fin del mundo, simplemente ya no les cupieron más días en su calendario circular. Algunos piensan que lo hicieron en broma, para que nos lleváramos un buen susto. Pronto sabremos la verdad.

Por mi cuenta, yo sí espero que el mundo se acabe hoy, nada me haría más feliz. Después de tantos miles de años de vida humana y seguimos matándonos por tierra y aceite, nos embarcamos en guerras sin sentido en nombre del mismo Dios con diferentes nombres, nunca había habido tanta diferencia entre los pobres y los ricos, y seguimos obstinadamente atentando contra el balance de la naturaleza como si no dependieramos de ella. Más vale que el mundo que conocemos y procuramos se acabe, porque ¿cuánto tiempo más podemos seguir así? ¿cuánto más debemos seguir así?

Pero lo que más me entusiasma no es el fin del mundo, sino  pensar en el mundo que podemos empezar a crear el 22 de Diciembre. Y si el pasado se acabó, estaremos libres para imaginar el nuevo como lo queramos. Por ejemplo, podría ser uno más igualitario, donde los pobres puedan ganar un poco de dignidad y los ricos no la tengan que perder para enriquecerse. Donde todos puedan comer. Uno en el que agradezcamos nuestras diferencias. Uno donde respetemos a las mujeres y a los niños, y a las leyes, y a la naturaleza. Uno donde todos entendamos que de aquí no nos llevamos nada más que nuestras vivencias.

Sí. Ojalá se acabe el mundo, y si no se acaba solito, acabémoslo de una vez. Y empecemos uno nuevo. Pero esta vez empecemos bien, como siempre debió haber sido. Solo hace falta que cada uno ponga su granito de arena. Los esfuerzos de todos sumarán el cambio.

Mientras tanto, hoy haré una Fiesta del Fin del Mundo. Hay que celebrar.

¡Feliz Mundo Nuevo!