La suerte no es imparcial, tiene sus favoritos. Casi siempre prefiere a las personas que están bien preparadas.