Imprime esta foto, recórtala, y pégala en el espejo de tu baño, para que sea la primera cosa que veas en el día.

Eres muy importante. Más vale que lo creas. Si no lo fueras, Dios no te hubiera hecho.