Con tus palabras puedes herir profundamente, y también puedes cambiar la vida de alguien para bien.  Transmite solo cosas que eleven tu espíritu y el de los demás.

Tus palabras son muy poderosas, escógelas con cuidado.