No seas tan duro en tus juicios de los demás, recuerda que cuando señalas a alguien por sus faltas, un dedo lo apunta a él y tres apuntan a tí.