En realidad no importa si la persona que te lastimó se merece tu perdón o no. El perdón es un regalo que te das a tí mismo, no a la otra persona. Hay otras cosas importantes en tu vida, y no tienes necesidad de llevar cargas adicionales, así que perdona y sigue tu vida.