No es el talento lo que vale, sino cómo lo usas. Así que no tienes que presumirlo, porque cuando lo usas habla por sí mismo.