¿Quieres ahorrarte algo de dinero? Sigue este sencillo consejo.

Toma una libreta, y en la parte superior de una hoja apunta éste título: “Lista de Espera de 30 Días.”

Cada vez que te den ganas de comprarte algo, ya sea lo último en la moda, o la más moderna tecnología, saca tu libreta, apunta la fecha y toma nota de tu antojo. Luego guarda la libreta, y en una alcancía, guarda también el dinero que ya hubieras gastado. Ahora, olvida el asunto.

Cuando hayan pasado al menos 30 días, si aún te acuerdas de lo que querías, saca tu libreta y échale un vistazo. Si lo necesitas, pues ni modo, ve y cómpralo, pero antes pregúntate cómo es que ya sobrevisiste 30 días sin tenerlo. Si no lo necesitas, echa un vistazo a tu alcancía y contempla tu ahorro. Sigue así, y pronto tendrás mucho dinero producto de lo que no gastaste en cosas innecesarias.

¿Quieres ir un paso más allá y trascender? Dona la mitad de lo que ahorraste. Hay muchas personas con tantas necesidades, que podrían vivir con la mitad de lo que tú hubieras gastado en cosas que no necesitas. Aún y con tu donativo, ya saliste ganando con tu ahorro.