20120819-014830.jpg

Nunca estás perdido. Hay señales por todas partes. Respira profundo, abre bien los ojos y empieza a caminar. Cuando veas las señales, síguelas.