20120815-225824.jpg

Cada vez que te sientas feliz por todas las bendiciones que has recibido y te digas “algo bueno he de haber hecho para merecer todo esto”, reconsidera y piensa en tus bendiciones diciendo “algo grande se espera de mí, algo muy grande”.