20120721-073143.jpg

No dejes que te arrastren a la discusión de si el vaso está medio lleno o medio vacío porque nunca vas a ganar. Mejor, encárgate de llenar el vaso, una y otra vez, para que siempre haya suficiente para todos de beber. Fin de la discusión.