El resentimiento te hace pequeño. El perdón te obliga a crecer más allá de lo que siempre haz sido.