Este año que termina he visto cerca de 50 amaneceres, y cada uno es mejor que el anterior!

¿Hace cuánto que no ves uno? Y más aún, ¿hace cuánto que no disfrutas uno?

Mi propósito para el próximo año es ver al menos 100.

Mi excusa es el ejercicio. Me despierto temprano, me visto apropiadamente, y salgo a correr, me guste o no. Y cada día, ahí está, un nuevo nacimiento, solo para mi. Algunos son sencillos, otros espectaculares. La verdad es que todos son iguales, pero depende de mí.

Trátalo, es energizante. Despiértate temprano, convive con la naturaleza. Si le pones atención, cada vez que ves un amanecer es como ver un nacimiento, puede ser el de un nuevo día, puede ser también el tuyo, porque si te pones a pensar, cada día es como una vida, una nueva oportunidad de volverlo a intentar. Cambia tus rutinas, una por una y poco a poco, duerme temprano y duerme bien, aliméntate bien, haz ejercicio. Sal a ver el nacimiento solo o con alguien que también lo disfrute. Elige tú.

No te arrepentirás.